Por favor:
Suscribite a IneXplicados YouTube ➧

Nórdicos lo secuestran pero le regalan algo que cambió su vida por completo

regalonordico
Nórdicos lo secuestran pero le regalan algo que cambió su vida por completo

El siguiente caso proviene de un país que tiene uno de los índices más altos de encuentros humanoides en el mundo. Tuvo lugar en julio de 1939, un par de meses antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial. La temática OVNI no se discutía comúnmente, ni tampoco existían muchos testimonios de testigos con la misma frecuencia que empezaron a escucharse después de la guerra.

Esta historia está centrada en Serra Do Gordo en Brasil, donde una familia humilde de mineros compuesta de un padre, tres hijos y un yerno intentaban descubrir un yacimiento de mica. Es un mineral muy popular en la región y muy buscado en ese momento por varios países de todo el mundo.

Vicente Lucindo, uno de los hijos junto al resto de la familia habían trabajado muy duro desde enero de ese año para poder encontrar uno de estos yacimientos pero a pesar del esfuerzo y sacrificio, no pudieron hallar nada. Todos los recursos que habían invertido en este proyecto, estaban prácticamente agotados.

Vicente, era también el cocinero del grupo y como la carpa en la que vivían estaba construida a mitad de la montaña, tenía una ruta rápida de descenso y ascenso para abastecerse del agua necesaria para su cocina y para el uso personal de todo el grupo.

Ya que se encontraban en medio de la montaña, el grupo estaba acostumbrado a escuchar fuertes maullidos en la zona pero una noche en julio de 1939, sería muy distinto. Vicente cuenta su experiencia de esta manera:

‘Cuando me acerqué al manantial para recoger agua, comencé a escuchar un siseo largo, que no pude identificar con nada de lo que sabía o había escuchado. Empecé a mirar arriba y abajo del sendero, de un lado a otro, buscando qué estaba produciendo ese zumbido pero no vi nada. Entonces pensé que tal vez tenía algún problema de oído.

Me incliné para llenar la lata de agua y fue entonces cuando noté una luz diferente en el lugar. Dejé caer la lata de repente y me levanté, escopeta en mano, listo para disparar a cualquier cosa que se cruzara. Tenía la impresión de que la luz había sido provocada por el foco de una gran linterna de batería, la misma que muchos buscadores utilizan por la noche…

Leave a Reply

Your email address will not be published.